Científicas argentinas desarrollan textiles anticovid

Un grupo de investigadoras multidisciplinarias de la Universidad Nacional de Mar de la Plata y de la Universidad Nacional del Sur, Argentina, están trabajando en materiales con “nanocompuestos” lo cuales inactiven el virus que provoca el COVID-19. Una vez desarrollado este proyecto y finalizada la pandemia esta tecnología se podría utilizar con otros virus y bacterias.

Según mencionó en una entrevista Vera Álvarez, vicedirectora del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales de la UNMdP:

Lo que desarrollamos es un ‘material híbrido polimérico-inorgánico’, que tiene propiedades antivirales y desinfectantes… lo mejor es que ¡puede utilizarse en diferentes tipos de superficies tales como madera, vidrio, telas, plásticos, metales, etc.! En este caso puntual, nos enfocamos en introducirlo en la fabricación de indumentaria para médicos, enfermeros, personal de limpieza y pacientes. Por ejemplo, para la confección de mascarillas, guantes, ambos y otros insumos hospitalarios como sábanas o toallones. Pero, además, por su versatilidad, podría servir para recubrimiento de otras superficies de acceso masivo, como pisos y paredes de hospitales, edificios públicos como bancos o escuelas y desinfección de medios de transporte”.

Los materiales con los que trabajan principalmente son polímeros, los cuales han sido obtenidos de manera natural “se obtienen de los exoesqueletos de crustáceos, para decirlo de un modo sencillo sería la carcasa y otras partes de los mariscos […] que son desechos de la industria pesquera”. Una vez que el polímero está listo se le agregan iones de plata y cobre los cuales tienen propiedades antibacterianas, antimicrobianas y antifúngicas.

Según Álvarez “con este ‘material híbrido polimérico-inorgánico’ desarrollamos un gel que se impregna a las telas durante el proceso de fabricación. Cuando el virus entra en contacto con el polímero que está en la tela, se produce una interacción química que hace que la membrana del virus quede adherida allí y ya no pueda reproducirse ni contagiar. Esto es de suma importancia para prevenir los contagios, porque es muy común que nos toquemos la ropa y luego llevemos las manos a la cara o los ojos”.

Se lleva trabajando con este tipo de polímeros desde hace 10 años, encaminado a la oncología, medio ambiente y textiles funcionales, pero la pandemia vino a redireccionar estas investigaciones y a aplicarlo para controlar los contagios por coronavirus.

Este proyecto consta de tres etapas: “el desarrollo de los textiles, las pruebas antivirales y las pruebas de durabilidad, para evaluar que después del lavado el efecto químico siga funcionando”.

Estos textiles podrían ser una gran herramienta para el control de los contagios, así como para que el personal médico de primera línea se mantenga protegido. Igualmente es un gran avance científico y un paso enorme en el reconocimiento de las mujeres dentro de la ciencia.

0 Comentarios

Escribe un comentario