La marca de lujo italiana, Gucci, ha querido confrontar el común denominador al poner a la venta, en su colección para otoño-invierno de este año, un atuendo conformado por un par de blue jeans y una camisa larga de algodón con tartán en conjunto con un cinto de raso que adorna la cintura con un moño. Esta prenda, además, cuenta con botones de nácar, un cuello Peter Pan y gráficos de cuadros, que aluden a un estilo escocés fusionado con un estilo ibérico que transmite inocencia.

Sin lugar a dudas una mezcla que, al día de hoy, genera una tilde más a la acelerada propuesta de crear estilos no binarios que tantas casas de moda han propuesto. Sin embargo, la publicidad que gira en torno a esta pieza ha generado fuertes controversias en el público, refiriéndose a este como un “vestido para hombre”.

El sitio web de Gucci asevera que dicha prenda, inspirada en los looks grunge de los años 90, busca combatir los "estereotipos tóxicos” que moldean la identidad del género masculino.

Esta apuesta contribuye a la ruptura de los paradigmas sociales en los que nos vemos inmersos, se lanzó al mercado con un precio de $2.600 dólares. 


 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario