En México somos 7.5 millones de personas orgullosamente homosexuales. Luchamos día a día contra la homofobia con la finalidad de que se respeten nuestros Derechos Humanos y nuestro valor como personas, los cuales, a veces, son arrebatados por las manos de la discriminación y la homofobia. A través de los años hemos normalizado expresiones o frases que atacan a nuestra comunidad (LGBTIQ+) sin darnos cuenta.

Pero nosotros estamos para ayudarte a erradicarlas de tu lenguaje para que puedas llevar una convivencia sana con los que te rodean; trata de hacer conciencia sobre qué tanto ocupas las siguientes expresiones, y ¡POR FAVOR YA NO LAS USES!, nos lastimas y nos haces menos.

“¡No pareces gay/lesbiana!”, es un clásico, muchos la ocupan como un “halago” o “un cumplido”, pero en realidad implica estereotipar la figura de un hombre o una mujer homosexual y les encajona en ciertos requisitos que se “deben de cumplir” si sientes atracción por personas de tu mismo sexo. Pero ¡sorpresa! No todos los gays o las lesbianas somos iguales, somos igual de particulares que los heterosexuales.

“¿Cuáles son sus roles?” o una un poco menos discreta “¿Quién le da a quién?” cuando preguntan eso, es con el morbo de saber quien es afeminado o el “menos hombre” de la relación. Aunque parece muy evidente que los dos son hombres o ambas son mujeres, la gente siempre quiere que haya uno menos que el otro. Este es un problema de misoginia y homofobia, que algune en la relación sea pasive, no le quita valor a su sexo biológico.

Las generaciones de nuestros padres o abuelos están acostumbradas a decir “no tengo nada en contra, pero…”, “¿pero?” neta hay un obstáculo para el ser querido que es homosexual, ya se dictaminó que no es una enfermedad, que no es una elección... ¿Qué más argumentos necesitan para que podamos ser libres?


“Maricón, mariconada” y todos los derivados, no necesariamente refiriéndose a una persona, pero volvemos a lo mismo de los estereotipos; yo nunca he escuchado que alguien utilice una palabra para referirse a un objeto heterosexual. Entonces algo rosa o alguien que no arriesgó el físico no es homosexual. ¡NO SOMOS ESTEREORIPOS, SOMOS PERSONAS!

Lo único que pedimos es que se nos respete, que no normalicemos un lenguaje homófobo y misógino porque es más fácil violentar a las personas de la comunidad, puedes ser aliado o enemigo de algún ser querido. Te pedimos que analices qué tantas expresiones de estas utilizas y observes si le estás haciendo daño a alguien inconscientemente.

¡Necesitamos vivir en paz y más aliados, enemigos tenemos bastantes!

 

 

 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario