El pasado sábado 26 de junio se llevó a cabo la 43 edición de la Marcha del Orgullo LGBT+, aunque debido a la contingencia provocada por COVID-19 se hizo un llamado para que, por segundo año consecutivo, ésta se realizara de manera virtual, colectivos y personas pertenecientes a la comunidad LGBT+ se dieron cita para marchar desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo.

A diferencia de otros años, en esta ocasión no hubo carros alegóricos, ni música a todo volumen, debido al semáforo epidemiológico, los asistentes circularon a pie hasta llegar a la Plaza de la Constitución.

Entre banderas y cubrebocas de colores los participantes marcharon para celebrar y sobre todo exigir justicia por el incremento de la violencia y crímenes de odio en lo que va de la pandemia, así como para “visibilizar la protesta en torno a los derechos humanos, laborales, y por apertura de espacios tolerantes y respetuosos”; igualmente se demanda el avance y la resolución de las leyes y reformas que se han quedado varadas desde antes de iniciada la cuarentena.

Si bien se ha resuelto lo del matrimonio igualitario y las leyes de identidad de género en algunos estados, aún no es suficiente para garantizar la seguridad, el bienestar y la libertad de toda la comunidad, pues en gran parte del país aún continúa la violencia, discriminación, violación de los derechos humanos y odio hacia las personas cuya orientación sexual o identidad de género no encaja con los roles establecidos por la sociedad.

El comité organizador de la Marcha LGBT+, Inclúyete, lanzó un pliego petitorio en el que se pide que se garantice la seguridad de la comunidad y se exige poner un alto a las violencias que atentan contra la población LGBT+. Igualmente, piden diseñar e implementar nuevos modelos educativos que enseñen, orienten e informen a la población para luchar en contra de la discriminación. Acceso a servicios de salud, el reconocimiento de las familias homoparentales y diversas, así como la inclusión de la comunidad LGBT+ en la vida política, pública, cultural y social.

En Fagazine somos partidarios de que debemos celebrar el pertenecer a la comunidad LGBT+ todos los días, sin embargo, en esta ocasión creímos necesario que debíamos salir a marchar y a exigir nuestros derechos, pero, no se trata de luchar un sólo fin de semana, sino de continuar ejerciendo presión al gobierno para que nos garanticen seguridad, nos den justicia y se resuelvan las problemáticas en materia social y de salud que aquejan a nuestra comunidad.

Debemos recordar que la lucha continúa por un país y una sociedad en la que se respeten nuestros derechos, no se nos discrimine ni se nos odie por ser diversxs.

 

0 Comentarios

Escribe un comentario