El pasado sábado 19 de junio se llevó a cabo la Marcha Lencha. El objetivo principal de esta movilización fue, de acuerdo con las organizadoras: “crear visibilidad, resistencia, lucha y gozo para todas las lenchitudes”, e igualmente, celebrar, hacer visible y presente el amor entre mujeres.

Esta marcha surgió en 2020, pero, debido a la pandemia provocada por COVID-19 se realizó de manera virtual, este año colectivas de mujeres se dieron cita en La Glorieta de Insurgentes para movilizarse hacia el bar La Cañita, en donde tuvo lugar un evento cultural lleno de música, poesía y voguing.

Lesbianas, no binarias y mujeres transexuales se unieron a esta primera movilización en la cual, también protestaron “contra la violencia y por la reivindicación de sus derechos”. Igualmente exigieron que se “reconozcan a las familias diversas, que haya salud sexual sin discriminación y que terminen los crímenes de odio”.

 

¿Por qué Marcha Lencha?

De acuerdo con las organizadoras de este evento, se hizo uso del término “lencha” como una forma de reivindicar y reapropiarse de esta palabra que es utilizada de manera despectiva para denominar a las mujeres lesbianas.

Según Sofía Jiménez (mujer feminista, lesbiana y sociología de formación) una de las organizadoras de esta movilización, afirmó que esta marcha nació inspirada en las manifestaciones inclusivas que se llevan a cabo en países anglosajones desde hace ya varios años y que buscan “ser un espacio cultural y político para las lenchas”.

“En Marcha Lencha celebramos el amor entre morras porque es nuestra arma más potente contra los sistemas de opresión. Es aquí que caminamos hombro con hombro, mujeres trans con lesbianas, con bisexuales, asexuales y no binarias, sean cuales sean las demás identidades y características que nos atraviesan y nos nombramos: LENCHAS”.

Por años se ha invisibilizado a buena parte de la comunidad que conforman las siglas LGBT+, la Marcha Lencha busca hacer presente a la comunidad lésbica, mujeres trans, no binaras y a todas aquellas morras que aman a otras morras. Queremos dejar de vivir bajo el estigma y los estereotipos que la sociedad cis-heteropatriarcal ha impuesto, porque las lenchas somos “muy diversas”:

“Podemos ser femeninas, andróginas o machorras; podemos o no estar en relación con una mujer; pero sabemos que nuestra existencia, nuestra manera de ser, nuestros deseos, nuestros afectos y nuestra sexualidad son incómodos para el cis-hetero-patriarcado y por ello queremos reivindicar la lenchitudes”.

 

Además de los objetivos antes señalados, esta movilización exige que se reconozcan las lesbomaternidades, que haya educación sexual integral para lxs jóvenes “en donde se fomente el respeto y la aceptación de la sexualidad e identidad de género”, piden que se garantice el “acceso a la salud integral, con énfasis en la salud mental y sexual, libre de discriminación y violencia para las lenchitudes, mediante la creación e implementación de protocolos especializados, capacitaciones y disposición general de servicios de salud suficientes y accesibles”. También se busca que las “lenchitudes” vivan libres de cualquier tipo de violencia, de terapias de conversión y de estigmas.

En Fagazine celebramos el amor diverso y deseamos que a partir de esta marcha se voltee a ver a las “lenchitudes” y que diariamente luchemos para hacernos visibles, luchar contra la discriminación, la lesbofobia, bifobia y transfobia, que el amor entre morras sea reconocido, respetado y celebrado.

 

 

*Con infromación de INFOBAE y Expansión Política

0 Comentarios

Escribe un comentario