Cuando se trata el tema de la sexualidad, le erótico o en palabras más banales "la putería", debemos aceptar que es tan amplia que nos cuesta trabajo aceptarla y entenderla, y justo por eso hay tantos tabús y mitos alrededor de ello. 

Ustedes no están para saberlo, pero justo coincidió con que mi cabeza está "hecha bolas" y a veces por compararnos con nuestros amigos o nuestro círculo cercano nos encasillamos o nos ponemos etiquetas que no van. En la sexualidad todo se vale chaves, cada día me sorprendo más y voy descubriendo cosas que me daban miedo o no conocía. 

Terminando con el paréntesis: no tengan miedo, pregunten, busquen curioseen y sean felices sin hacerse daño. Los espera un mundo con muchos rincones por ser descubiertos y nuevos niveles por desbloquear. 

Ahora sí a lo que nos ocupa, navegando por la red descubrí una nueva tendencia que se llama “Highsexuales”, esta tendencia la practican hombres heterosexuales que cuando no están bajo los efectos de la marihuana solamente sienten atracción por mujeres, pero al momento de fumarse un "porrito" buscan tener relaciones homosexuales. 

Al igual que los “cashsexuales” surgió la polémica de que es una manera de esconder la verdadera sexualidad de una persona, pero ¿quiénes somos nosotros para juzgar?, quizá solamente podamos opinar cuando lo hayamos vivido, así que personas que fumen marihuana... nos pueden instruir en este tema. 

La marihuana ya está a un paso de ser legal, ya se aprobó por lo senadores y solamente faltan los diputados, que es casi seguro que la aprobarán ASAP. Entonces, a los que les guste pueden comprobar esta nueva tendencia y decirnos si es efecto de la marihuana, es solo por experimentar (que también es válido) o qué es lo que pasa con esta nueva práctica. 

Ya para terminar, les cuento que hace tiempo, cuando no existía COVID y éramos almas libres, en una fiesta con mis amigos un dude que era 100% heterosexual –porque llevaba a su novia–, después de unos toques ya se estaba poniendo más cariñoso conmigo… y manas ¡ya hasta al baño me quería acompañar!; entonces sí puedo decir que me ha pasado. 

Pero yo no soy consumidor de marihuana porque no me gusta y el olor me da náuseas, pero no juzgo y tampoco la satanizo, al contrario, creo que tiene muchas cosas buenas. 

Esta es una oportunidad de seguir explorando la sexualidad sin tapujos ni etiquetas y acercarnos a gente que sí la consuma para escucharlos y ver cómo funciona este proceso. ¡Porque en la viña del señor todo se vale! LXS QUIERO. 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario