Mucho se ha hablado del apoyo “disfrazado” u “oculto” de Disney hacia la comunidad LGBT+, particularmente se habla de varios de sus personajes como reflejo de diversidad sexual. Pero si nos ponemos a pensar de manera objetiva, a Disneylandia van todo tipo de padres, madres y familias con sus hijos. Porque  las personas, son personas, los niños son niños, y las familias… familias, así tan “ordinario” como suena.

 

Sin embargo, es verdad que “el lugar más feliz del mundo”, nunca había mostrado su apoyo de manera oficial, lo más cercano a eso fue que el año pasado introdujo las clásicas orejas de Mickey Mouse con los colores del arcoíris para celebrar el Mes del Orgullo, acción por la cual también fue muy criticado, pues muchos argumentaron que esto solo era una estrategia para generar más ganancias. Disney también había realizado eventos con la misma temática en Disneyworld y Disneyland Tokio, pero estos eran producidos por otras organizaciones.

 

El Magical Pride se llevó a cabo el pasado 1 de junio. Comenzó con un desfile precedido por una pancarta con globos; en carrozas y coches desfilaron todos los participantes del evento, entre ellos la madrina del evento: Rossy de Palma (portavoz española de la comunidad LGBT+), y por supuesto, junto con ella, todos los personajes de Disney, pero no solo ellos, trabajadores de los parques, amigos de la casa y un colectivo de refugiados LGBT+ fueron también protagonistas del desfile. El tema seleccionado para amenizar el recorrido fue: So this is Love, el tema que musicalizó La Cenicienta ¡qué fantasía!

 

Natacha Rafalski, presidenta de la compañía, subió al escenario para enunciar un discurso clave: “En Disney apostamos y apoyamos la diversidad, y estamos orgullosos de celebrar Magical Pride, la diversidad de todos los colores del Orgullo LGBTIQ”. Este pequeño discurso dejó en claro, que a pesar de que por mucho tiempo Disney contribuyó a alimentar el prototipo machista de la mujer que necesitaba ser salvada por un hombre, y el mito del amor romántico, que todo lo soporta, que todo lo puede, hoy en día deja en claro que está en pro de la inclusión y el fomento a los valores que demuestran que todos somos iguales, sin importar nuestras preferencias o gustos. 

 

Este evento de amor y celebración, duró alrededor de 6 horas, las atracciones del parque estuvieron abiertas hasta la 1:30 a.m., solo para los asistentes al Magical Pride, sin colas, sin aglomeraciones. Además se organizó un karaoke gigante en uno de los teatros del parque y hubo actuaciones musicales: Years & Years y el DJ Boy George (ícono gay de los 80 y 90).

Disenylandia se llenó de diversidad y color, y tal parece que la apuesta de Disney seguirá ampliándose en la película de aventuras Jungle Cruise, que protagonizará Dwayne Johnson en 2020 y en la que el actor Jack Whitehall interpretará a un joven homosexual. Se presume que Marvel planea lo mismo para sus siguientes proyectos. No olvidemos que The Walt Disney Company ya reconoció abiertamente que su primer personaje gay fue un toro llamado Ferdinand, protagonista de un cortometraje que data de 1939 titulado Ferdinand the Bull. 

 

Como dijeran Timón y Pumba: "¡Hakuna matata!"

 

Love is love

0 Comentarios

Escribe un comentario