México es un país en donde las oportunidades laborales para la población LGBT+ son reducidas, pues la discriminación por orientación sexual e identidad de género se hacen presentes al momento de contratar.

Desde la búsqueda de empleo hasta la obtención de éste, la comunidad pasa por diversas situaciones incómodas, discriminatorias y hasta violentas; pues muchas veces los reclutadores juzgan a los candidatos por su apariencia física, orientación sexual o identidad de género, les piden exámenes médicos innecesarios. Igualmente realizan indagaciones sobre su vida personal y sexual, sólo para enterarse acerca de su orientación sexual, lo cual trasgrede y violenta la intimidad de las personas. 

De acuerdo con los resultados obtenidos por el Diagnóstico Nacional sobre Discriminación hacia personas LGBT+ en México (2019) “seis de cada diez personas LGBT consideró que su orientación sexual es un obstáculo par acceder a un empleo; 25% de quienes lo tienen señaló que el trato era malo. Además, 43% indicó que vive hostigamiento y acoso constante en su lugar de trabajo debido a su identidad de género u orientación sexual y 78% refirió que la discriminación por esos motivos ha perjudicado su desarrollo profesional y laboral”. 

 

Imagen que contiene persona, interior, tabla, hombre

Descripción generada automáticamente

Este problema viene desde la etapa escolar, pues muchas personas afirman haber abandonado sus estudios por la homofobia y discriminación que sufrieron en la escuela, lo cual se traslada al momento de encontrar trabajo, por lo tanto, se reducen las posibilidades de obtener un mayor ingreso salarial y oportunidades de crecimiento dentro de las empresas.

“A menudo, la causa de discriminación, acoso y exclusión del mercado laboral es la percepción de no conformidad con la heteronormatividad, y también las ideas preconcebidas sobre la apariencia y el comportamiento que supuestamente han de tener una mujer y un hombre” (PRIDE, OIT) 

Aún con la existencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), a casi veinte años de su fundación, los problemas de discriminación continúan, pues se sigue vulnerando a las minorías. En marzo del presente año, “diversas entidades públicas pusieron sobre la mesa la iniciativa de hacer oficial y obligatoria la norma mexicana referente a la igualdad laboral y no discriminación, la cual no sólo beneficiaría a las mujeres y personas de la comunidad LGBT” (Forbes). Esperemos que empresas se regulen y cumplan con dicha norma y en caso de que esta se viole, las autoridades pertinentes sancionen y castiguen los actos de discriminación. 

Imagen que contiene piso, interior, tabla, techo

Descripción generada automáticamente

Es de suma importancia atender esta problemática de raíz, se requieren políticas que contribuyan a la erradicación de la homofobia, así como protocolos empresariales para la sensibilización de los empleados y empleadores, igualmente, necesitamos comenzar a fomentar el respeto, señalar y condenar los casos de discriminación, en cualquier ámbito, y hacer valer nuestros derechos y los de lxs otrxs. 

 



 

0 Comentarios

Escribe un comentario