Chapu Garza: “No te tardes en ser tú, porque al final es lo que más felicidad te va a dar.”


Chapu Garza se describe a sí mismo como: un humano más, pero no igual, que busca sacar algo diferente de cada momento de la vida. Comunicólogo de profesión, anfitrión de TV, influencer y conferencista; uno de sus trabajos más destacados ha sido como conductor del programa de televisión Catfish México de MTV y qué decir del gran papel que ha desempeñado en Escándala. Hoy conoceremos un poco más de Chapu, el ser humano.

Chapu, es originario de Monterrey, esa ciudad hermosa con gran cultura e historia, pero sumamente conservadora, esta última fue la razón más fuerte por la que Chapu decidió marcharse y venir a vivir a la CDMX. Nos platica que una persona muy cercana a él (a quien quiere mucho), le dijo durante una discusión que tuvieron: “Te vas a morir solo, enfermo mental, con SIDA…”, esta fue solo una de las muchas peleas que tuvo con la sociedad, con sus familiares… y fueron los juicios que lo convencieron de que “ya no había regreso”, ya había conocido la CDMX y justo aquí fue donde conoció la palabra: “paz”; se encontró con una cultura diferente, que no juzga, que es más tolerante, así fue que decidió comenzar una vida aquí.

Chapu no tenía muchas expectativas, no obstante, el primer mes en la Ciudad de México, conoció en un antro a alguien que le preguntó si era gay, él de inmediato contestó que no, sin embargo, al calor de la noche terminó involucrándose con el hombre en cuestión, del que ahora es muy amigo. Esa misma noche, cuando salieron del lugar, Chapu se sorprendió, pues a diferencia de Monterrey, en la CDMX, las personas son un poco más tolerantes, pues al encontrarse abrazado de otro hombre (situación que en su cabeza aún era aún algo “malo”), no recibió ningún comentario agresivo o intolerante por parte de los que caminaban cerca de ellos. Al respecto comenta que pensó: “Qué padre lugar, lleno de magia, en donde nadie te juzga por abrazar a otro hombre”.

Un diciembre, antes de venir definitivamente a la Ciudad a comenzar sus estudios de actuación en el CEA, Chapu “soltó la bomba” a 4 de sus amigos de Monterrey… les dijo que era gay, situación que no fue para nada fácil. Descubrió que el CEA era un lugar con personas de todos los colores y sabores posibles, tenía un ambiente bastante “abierto”, situación que también le permitió irse conociendo más; entre más personas conocía, se daba cuenta de la diversidad y fue así que le iba contando la verdad a las personas de su confianza. 

Cuando entró como “buga reportero” a Escándala, todos allí sabían que era gay, pero públicamente salió del clóset, junto con su personaje, en el video: “Chapu Garza tiene algo que decir…” el cual se publicó en mayo de 2017, dejó de ser “el buga reportero”, para ser Chapu Garza. 

Pero, ¿por qué si en Escándala todos sabían desde el principio, Chapu decidió ser “el buga reportero”?

Justo estaba platicando con Quique sobre el portal, estábamos comentando que yo no no conocía a Niurka, no conocía novelas, no conocía nada porque no me dejaban verlo y porque no tenía ningún amigo que me contara sobre esto, entonces Quique todo el tiempo me decía: “es que eres súper buga”, así decidimos hacer este personaje del “buga reportero”, para contar un poco mi proceso, por ejemplo, de saber quién es Niurka, de cambiarle el género a las palabras al final: pasanda, Escándala (como tal), entonces fue como un proceso de adaptación para mí, de conocer de esto, que no estaba tan difícil porque al final viví 20 años de mi vida como buga y también fue una oportunidad para hablarle a otros bugas, a los que al final de cuentas conozco porque conviví todo el tiempo con ellos, y explicarles que no es tan raro tener amigos gays, por eso sacamos qué es lo que no tienes que decirle a los gays, qué pasa si un gay te liga, qué hacer en el antro con ellos, entonces era una guía práctica (de una manera chistosa) para poder interactuar con los gays, pero al mismo tiempo es algo que yo viví. 

 

¿Qué onda con los estereotipos?

También jugamos con mi lado físico, porque el estereotipo de un buga, es que tenga pelos, que sea macho, que no vea esas cosas de novelas, y entonces jugamos mucho con eso y luego dijimos: “sabes qué, alguien así también puede ser gay”, entonces fue que decidimos hacer mi declaración pública en donde ahora sí toda mi gente de Monterrey: familia, amigos… supo de mi salida fuerte del clóset y también llegó a lastimar algunas relaciones en Monterrey. 

 

Y la homofobia, ¿Chapu la vivió?, ¿cómo se lidia con eso?

Había unos comentarios, que yo me los creía para empezar, que ser gay era pecado, que estaba mal, que así no nacimos… y eso era lo que yo creía constantemente y por eso quería meterme a una terapia que me “ayudara a cambiar”; pero luego me di cuenta de que no podía contra mí mismo. Comentarios como: “no vas a encontrar trabajo” o “vas a estar soltero a tus treinta y tantos años”… había muchísimos comentarios que me angustiaban mucho y que me hacían alejarme de esta vida rutinaria y conservadora de Monterrey, pero al final, poco a poco los fui resolviendo. 

Lo que hoy veo con marcas y con personas que se enamoran y que les gusta de mí, es que soy súper honesto, que la manera de hablar, de compartir las cosas no es falsa, porque vendo algo súper neta y súper real, que es ser yo, ser Chapu. Es lo que hoy me da mucha seguridad y me encanta. Ahora camino digno y me encanta salir a la calle; me acuerdo de que antes cuando salía con alguien en Monterrey, íbamos en el coche y escondíamos la mano abajo, pero ya hoy me encanta salir con esa seguridad y con esos “defectos” que veía en su momento, ahora los veo como una oportunidad de ser quien soy. 

De mis amigos, hasta la fecha, me acuerdo que uno me dijo: “si un día llegas a salir con tacones, yo no te voy a saludar” y son comentarios que poco a poco se han ido rompiendo; mi mejor amigo de Monterrey, es un “gordito”, “cazador”, “súper macho”, al cual traje a la marcha gay y fue una experiencia súper chistosa, pero él ha aprendido muchísimo (al día de hoy se ríe y nos reímos juntos)… me acuerdo de que él estaba con su camisa de cuadritos y con sus botas bien puestas, porque no quería que nadie se le acercara (hoy nos reímos muchísimo de eso). Mi grupo de amigos en Monterrey, son 30 amigos de colegio católico, súper “machos alfa”, que ya están viendo con quién se van a casar, y es padrísimo ver cómo se han ido reeducando en el tema gay. 

¿Cuál es el mensaje de Chapu para aquellos que se están descubriendo, no saben qué hacer y aún sienten la homofobia por parte de la iglesia, la familia, la escuela, los amigos?

Me pasó todo el tiempo y me encanta hacer este ejercicio de: “¿qué me diría a mí mismo cuando estaba en esa etapa de duelo, cuando estaba yo solo en mi casa, cuando alguna vez tuve un desamor muy fuerte y estaba llore y llore y lo único que hacía era acercarme con mi perro para abrazarlo?” Me gusta hablarle a ese Chapu y el primer consejo sería: “no te esperes tanto, acércate con gente que te pueda ayudar”. Hoy todavía, después de hacer ese video que fue súper fuerte, llega gente conmigo a preguntarme cómo hacerle y me encanta ayudarlos, me encanta darles consejos pensando en qué le diría a ese Chapu. También les aconsejaría que se acerquen a gente que está pasando lo mismo que ellos; no eres el único, por más que sientas que estás loco y que no quieres seguir viviendo, porque a mí me pasó. Acércate a mí, me puedes escribir; me encanta, por ejemplo, contestar preguntas por correo, por Facebook, por cualquier medio posible. 

No te tardes en ser tú, porque al final es lo que más felicidad te va a dar. 

La homofobia es el miedo-rechazo consciente o inconsciente hacia conductas o acciones consideradas homosexuales. No seas parte del problema, hay que permitirnos ser más humanos y sentir más. Como dice Chapu, hay que ser felices y un poco locos.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te compartimos las redes sociales de Chapu:

YouTube:@Chapugarza

Twitter: @Chapugarza

Instagram: @Chapugarza

Facebook: @Chapugarza

0 Comentarios

Escribe un comentario