Tras 15 años de la aprobación del matrimonio homosexual, España se sitúa como el primer país en fijar la imparcialidad en materias de adopción entre parejas del mismo sexo. Es más, hoy en día, España se considera a nivel internacional un referente en lo relacionado a los derechos LGBTQ+ y se sitúa como uno de los países con mayor aceptación hacia la comunidad por parte de la sociedad.

España también destaca por perseguir los delitos relacionados con la homofobia, transfobia y bifobia. De hecho, existe una fiscalía destinada en exclusiva a este tipo de delitos, una Oficina Nacional y planes de acción para luchar contra los mismos.

Sin embargo, a pesar de las medidas de protección dispuestas, la mentalidad abierta y tolerante que se respira las agresiones homófobas siguen sucediendo.

El pasado domingo 22 de noviembre un gay de 19 años denunció su agresión física y verbal en el metro de Barcelona a causa de su orientación sexual, en la que es la segunda agresión homófoba que se produce en la capital catalana en solo dos días.

El joven, Arnau S, dice que es la primera vez que le pegan "por ser marica" y en sus twitter relató cómo fueron los hechos. 

“El hombre entonces me ha pegado una patada directo a romperme la rodilla pero lo he medio esquivado y me ha dado junto a la pierna, de lo contrario ya tendría la rodilla partida.”

Después de haber publicado este tweet, no pasó mucho tiempo para que el Observatorio contra la Homofobia se contactara con él y se levantara una denuncia. 

Esperamos que estas agresiones sigan disminuyendo, no solo en España, sino en todo el mundo. #StopLGTBIfobia

 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario