¿Quieres saber quién te ha ocultado sus Insta-stories y quién te ha dejado de seguir en Instagram? o ¡aún mejor! ¿Te gustaría saber cómo no preocuparte por las decisiones de las demás personas en sus redes sociales? 

La cantidad de veces que hemos hecho click en posts que “apuestan por brindarnos los secretos más interesantes de Instagram” para descubrir quién nos ha dejado de seguir, quién nos ha bloqueado o silenciado, han sido, si no nos dejan mentir, una infinidad. Y todo esto ¿con qué motivo?, ¿cuál es el beneficio que sacamos? La salud mental está muy lejos de estar entre la lista de ventajas. 

Las redes sociales, sobre todo Instagram, son una herramienta y parte de un estilo de vida que hemos adoptado en nuestro día a día sin falta alguna. Las veces que nos metemos a este tipo de plataformas al día son muchísimas debido a la “vida” que llevamos dentro de nuestro perfil. Nos encanta ver, comentar, compartir y darle me gusta a todo. Estar al pendiente de lo que comparten o suben nuestros amigos, conocidos, celebridades, etc, se ha vuelto una actividad diaria, y no tiene nada de malo hasta que nuestra obsesión por estar en todo sobrepasa los niveles.

Claro está que el ser humano por naturaleza es curioso, por tal motivo, no es nada raro que siempre queramos saber si alguien visitó nuestro perfil, compartió nuestra foto, etc. Pero cuando se trata de un unfollow tendemos a tomárnoslo personal. Sí, es normal -y casi automático- preguntarnos el porqué, pero es importante entender que las redes sociales no necesariamente funcionan como un “vínculo de amistad”. 

Si alguien nos deja de seguir, no hay que tomarlo personal. Muchas personas utilizan sus redes sociales únicamente para ver y entretenerse con un tipo de contenido muy específico (moda, deporte, entretenimiento, maquillaje, fotografía, naturaleza, compras en línea, etc).  Probablemente nuestro contenido no sea del interés de otra persona, y eso no significa que sea malo o bueno, o ¡que le caigamos mal! Normalizar el no seguir a alguien en redes sociales y seguir siendo amigos es necesario. El típico “follow x follow” no es una regla ni muchos menos una obligación. Si alguien ha decidido dejar de seguirnos o no hacerlo desde un inicio (aunque nosotros sí lo sigamos) no es equivalente a que estemos haciendo algo mal.

“Si no me brinda nada, no lo necesito” podría ser la frase que mejor represente el tema de hoy. Y con esto, volvemos a aclarar, no es una ofensa o una indirecta para decir que un unfollow es igual a “no te quiero en mi vida”. Recordemos que son de las redes sociales de lo que hablamos. Lo que las personas hoy buscan es identificarse con lo que ven, ya sea por gusto o algo más personal. Depurar las cuentas a las que seguimos está bien y es por nosotros mismos por lo que lo hacemos. 

Mientras más se enfoque uno en su propia vida y se aleje de las decisiones de las demás personas, será más fácil entender que no es personal y que incluso uno mismo también puede dejar de seguir a alguien si no es de su interés. No es un tema de compromiso o educación. Concentrarnos en nuestro perfil y en nuestro contenido sin importar los demás, esa es la clave. 

Recordemos que intentar satisfacer a todos es imposible y no es una tarea que debamos llevar a cabo obligatoriamente. Lo único que sí debemos hacer es enfocarnos en nuestra propia vida. 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario