Suilma Sánchez Martínez, indígena mixe originaria de San Miguel Quetzaltepec, Oaxaca, es diseñadora y llegó por primera vez a Intermoda Guadalajara (la plataforma internacional más importante de América Latina en la industria de la moda).

Durante la presentación de su marca dijo: 

“No fue fácil competir entre más de 200 diseñadores, pero considero que el reconocimiento que consiguió de sus pares tuvo mucho que ver con el proyecto que ella impulsa denominado “La Mixteca Pasado y Presente”. 



Suilma en la presentación de su marca 

Se presentó en el mes de septiembre con 11 piezas inspiradas en la cultura mixteca y los detalles prehispánicos en seda silvestre, así como pieles artesanales e hilados a mano con malacate y colores llamativos provenientes de la grana cochinilla y del caracol púrpura.

Suilma es una joven emprendedora que impulsa su propia marca Tuunik, acompañada por su mentor, el diseñador mixteco Juan Manuel Bautista, originario de Huajuapan de León.

Tuunik significa brisa en lengua mixe, “la elegí por lo que significa para mí en el pensamiento, brisar la tierra para provocar esta fermentación de la abundancia y la fertilidad”, comentó.

Entró en el mundo de la moda cuando trabajó como asistente de Juan Manuel Bautista, quien descubrió en ella un talento particular para el diseño de moda. Al entrar cada vez más en el mundo de la moda, la joven decidió estudiar la carrera de diseño de moda.

“Ser una emprendedora es demasiado difícil, y más para una mujer indígena, porque siempre hay discriminación, y que no todos creen en ti”, comentó.

La diseñadora se vio  motivada por las mujeres de su comunidad: "allá, en la zona mixe, son diseñadoras natas, hacen un trabajo textil discreto, y poco valorado; por lo que las blusas que confeccionan han sido objeto de plagio por diseñadores internacionales”.

Suilma es reconocida por su propuesta de diseños únicos y textiles artesanales aplicados. Esto ha sido posible por la colaboración de artistas populares y artesanos de las ocho regiones de Oaxaca, quienes le han ofrecido su confianza, lo cual le ha permitido abrir nuevos caminos y oportunidades.

“Tengo la plena confianza en que una mujer indígena que conserva su lengua y origen, puede y debe estar no solo en el mundo de la moda, también es posible, en el arte”, comentó.

Las piezas que diseñó, nos cuentan a través del tejido, su forma de pensar y su manera de ver la vida. Esa parte de la fe y deseos, y la gran cultura de los pueblos originarios de Oaxaca.

 

0 Comentarios

Escribe un comentario