El día de hoy les traemos esta entrevista con Dave Brennan, autor del libro Dicknidad, además de contarnos sobre su obra, nos contó un poco sobre él, su trayectoria laboral y cómo surgió este fabuloso proyecto. 

  1. ¿Quién es Dave Brennan? y ¿qué lo representa?

Dave Brennan es una persona que tiene TDAH. Yo creo que el TDAH, trastorno de déficit de atención e hiperactividad, me ha diferenciado toda mi vida, principalmente este análisis que viene de saber si existe o no existe, el control de la farmacéutica para darle Ritalin a los niños; eso lo que quise representar muy bien en mi libro, porque siento que es un tema del que no se habla mucho en series o en literatura, sólo cuando llegan a mencionarlo es como en la película de Will Smith que sale el niño, el hijo de su jefa, pero aparece como objeto de burla, el Ritalin y medicar a los niños de más. Sin embargo, pienso que algo muy valioso es aprender a manejar el déficit de atención y poder transformarlo en algo, en este caso pues en una obra de literatura porque mucho de cómo habla el personaje y el ritmo de la historia es hiperactivo, el libro va en chinga. Quería que se representara muy bien la falta de atención e hiperactividad en el flujo del libro, porque es algo que ha estado presente toda mi vida.

Tocar el tema de medicarse e ir al psiquiatra que es algo bueno, aunque también es algo bueno hacer uso de tu trastorno y hacer algo como lo es el arte, transformarlo en algo bello. Ahorita no me ando medicando, es muy respetable y adecuado hacerlo en algún momento, ¿no?, ir a terapia y platicar sobre lo que es tener TDAH, cómo se puede manejar, qué síntomas tiene, qué beneficios y qué complicaciones puede tener; yo creo que eso es la parte divertida de la cual hablar.

  1. ¿Desde siempre te has interesado en la escritura y la literatura?

Pues un día fui con una astróloga que me leyó mi carta asrtal, me dijo que tengo mis planetas en la casa ocho, que es la casa de escorpio, la casa de la transformación, entonces cuando me comento eso, me dijo: “supongo que tú te has dedicado a varias cosas en tu vida, ¿no?”, entonces me quedé pensando y dije “wow”, porque yo estudie medicina primero, me salí y estudié comunicación, ahí si acabé pero estaba la especialidad en cine, un tiempo trabajé en el radio, cosas de música, luego trabajé en una empresa de blog sobre viajes, luego me fui a trabajar a una empresa de restaurantes, como  que han sido varias industrias, pero me he dado cuenta que todas re-vuelven siempre en la escritura, si bien he hecho más cosas como programas de radio, actuar en algunos cortos, lo primordial siempre ha sido escribir el guion, una reseña, una crónica, una entrevista, una traducción, los copies de Instagram para una que otra chamba y me gusta mucho leer, si bien no estudié letras como el personaje de Rodrigo, siento que la mejor manera de contar una historia ha sido por medio de la escritura, hacer una obra, construir un personaje ficticio que juegue con esta relación que existe con la realidad de la cual, finalmente, se aprende.  

  1. ¿Cómo surge este proyecto llamado Dicknidad?

Pues el año pasado yo estaba en Berlín, justo por la chamba de restaurantes y no lo pensé como un libro, al principio estaba escribiendo otro tipo de libro, ya tenía como una idea muy clara, pero como que me trababa mucho, como que no cuajaba y pues tuve un encuentro en Grinder con un chavito de Grecia, fue un encuentro muy raro, muy peculiar y cuando me pasan esas cosas yo escribo, escribo sobre el encuentro. Yo escribía para Boy, la tienda de ropa de CDMX, y me ponían temas cada mes, este relato lo escribí en junio y por ahí de septiembre octubre me dijeron: “no tendrás por ahí un texto”, y les dije: “tengo en el tintero, uno sobre sexo gay, si les interesa se los mando”, la editora era escorpio, muy chida y le encantó, lo publicaron y a la gente le gustó; me dijo que si tenía otro del estilo, le mandé el segundo y pensé: bueno, aquí hay algo interesante, para poder hacer un compendio de tres historias, en donde cada una es un encuentro sexual; en cada uno donde al final hay algo que aprender o no, buscar algo narrativo del personaje, ¿qué tiene que ver el punto A con el punto B?, así es como salió Dicknidad. El título tiene varios componentes, yo aprendí el arte del naming, por así decirlo en mi chamba anterior de restaurantes, era una empresa que diseñaba restaurantes desde cero y tuve la fortuna de tener una jefa súper chingona que se llama Regina Mitre, es de las mejores creativas en food and beverage, y me enseño lo que hay detrás, mi chamba era nombrar restaurantes, usar el concepto y buscar un nombre adecuado, me enseñó todo lo que debe haber detrás de un nombre, diferentes capas de significado, diferentes aristas a los cuales llegar. Cuando empecé a escribir el libro, dije bueno el nombre tiene que ser algo así, porque no importa si es un restaurante, un libro o una película, el nombre tiene que englobar cada aspecto de la obra, entonces por ahí de diciembre iba a la mitad del libro, estaba hablando con alguien y sin querer por un accidente, la persona creo que estaba hablando inglés y dijo “have some dignity”, yo escuché “dicknity” en vez de “dignity”, le pregunté “Do you say dicknity?”, dijo: “no, dignity” y me quedé pensando, y mencionó algo como “¿tienes hambre o qué? ¿en qué estas pensando?, pero me gustó, me gustó este doble sentido de la dignidad y dick, porque en el primero de los sentidos una persona moralista diría: “un autor escribiendo de sexo, no tiene dignidad ¿o qué?", eso es la fase más obvia. Pero, también, uno de los epígrafes del libro es una frase de Steven Spielberg que dice: “Las películas medio me salvaron de la vergüenza” y él se refiere a la vergüenza a su dislexia, es como te contaba hace rato del TDAH, y si a Steven Spielberg sus películas lo salvaron de la vergüenza de tener dislexia, a mí las palabras me van a salvar de la vergüenza con el TDAH, que para mí no es una vergüenza, pero entiendo a lo que se refiere, es como transformar un poco ese trastorno en arte, me gustó mucho esa relación porque aparte “vergüenza” y “dignidad” van muy ligadas, pueden ser sinónimos o antónimos según sea el caso, según sea de lo que estemos hablando, porque “vergüenza” es hacerse consciente de que la cagaste, admitir que la cagaste; una parte importante es el inglés, porque dick viene de pito en inglés, entonces dicknidad es una palabra que viene de dos idiomas y justo en el libro es como un reto que le hago a la RAE , les llamo la atención por esta falta de interés en temas de la comunidad LGBT+, si nos damos cuenta, está muy reducido el panorama, palabras como queer, ni siquiera está en el diccionario como un anglicismo, ya encuentras el verbo tinderear, pero no  has encontrado la palabra queer, o también la falta de solución al lenguaje inclusivo, el lenguaje no es simétrico, nunca ha sido simétrico, siempre ha sido machista, entonces si la RAE no se molesta en estos temas, pues yo no voy a molestarme en hacer un libro 100% en español, de repente uso inglés, de repente un poco de alemán porque tuve la fortuna de poder aprenderlo el año pasado, muy difícil pero muy gratificante. Y justo todo esto tiene que ver en Dicknidad, de dónde viene el nombre, de todas estas partes: del TDAH, de la vergüenza, de hablar de sexo y de este reto al lenguaje, al español.

  1. En esta era digital ¿crees que las relaciones interpersonales cada vez son más superficiales y nos encontramos menos conectados?

Totalmente, esa es la tesis del libro, porque si bien no es algo propio de la comunidad gay, sino de todo el mundo, los milenials y los centenials estamos inmersos en esa cultura visual, ya la predilección es lo visual, la imagen más que el texto o lo sonoro, la imagen es lo principal y esto nos ha llevado a que nos desarrollemos más superficiales, toda esta pelea de tener el cuerpo más cabrón, ir al gimnasio, de subir fotos sin playera, se traduce también en como ligamos en aplicaciones, hay que entender que tenemos cosas buenas y malas de tener tanta conectividad. Lo bueno pues creo que es lo más obvio, poder conectarnos a distancia a salvo en la pandemia, poder vernos en tiempo real; la parte negativa es que la vida digital nunca va a superar la vida real, nunca va a ser idéntica, nunca va ser 100% honesta, se nos olvida eso a veces, yo creo que las dos cosas juntas han hecho que seamos más superficiales. También la interfaz de las aplicaciones como Grinder, Tinder, Bumble, siempre son fotos y solo fotos, si hay un espacio para que pongas tu biografía, pero no se le da esta prioridad, además de que la gente luego escribe más lo que no debe ser, que sobre ellos, “no gordos”, “no calvos”, “no arriba de 30 años”, “no pasivos”, una lista de lo que no quieres en lugar de decirme cómo eres. Yo siento que esta superficialidad ha llevado a que los encuentros sexuales no siempre sean del todo fructíferos, pueden ser a veces no tan deseables porque no hubo una conexión, una conexión más profunda mas que las fotos, no hubo una plática interesante. Quise alejarme de ello en el libro, por eso no describo físicamente a los ligues, me gusta que se vuelvan un reflejo del lector, que cada quien tenga su propia experiencia, pero le di prioridad a temas como la música, a las emociones que se viven en el momento más que a lo físico, me quise alejar un poquito de eso, hay muchas referencias a canciones, películas y series en el libro, como que quise que conectara al lector de otra manera más que imaginarse físicamente a la persona. Sí describo de manera humorística sus penes para añadirle este spiciness, a lo que me refiero necesitamos menos dick picks más dick bios.

 

  1. ¿Crees que en nuestro país se le da difusión a la literatura LGBT+?

No, yo creo que no, porque seguimos batallando todavía. He estado pensando en que no me gusta el término “literatura LGBT+” por lo mismo, porque si bien existe el movimiento queer, la literatura queer que sí tiene todo este trasfondo histórico de Estados Unidos. Mi aspiración sería un mundo ideal en donde no tendría que haber literatura LGBT+, todo es literatura, ahorita, pues sí, mi libro tiene sexo gay, en cada capítulo hay temas de la comunidad, entonces sí queda dentro de este movimiento, pero siento que el término LGBT+ no debería ir con cine, con música o con literatura, como cuando dices música gay o cine gay, todo esto es porque revuelve la psicología de salir del closet. Creo que lo ideal sería tener un cruce de géneros donde ya no sea necesario aclarar el LGBT, como en una película de terror en donde el personaje principal es gay pero su salida del closet no tiene nada que ver con la historia, es algo normalizado como si fuera un personaje straight que su novia no tiene nada que ver en la película, pero no es algo primordial, eso es a lo que se aspira como comunidad, a tener presencia en diferentes géneros sin la necesidad de estar arrastrando el sufijo LGBT+, al final de cuentas somos parte del mundo, somos parte de la historia que se cuenta.

  1. En cuanto a temas de sexualidad, diversidad sexual e identidad de género, ¿consideras que en México se habla lo suficiente al respecto?

Yo siento que ahí vamos, se ha notado mucho cambio. Soy muy exigente tal vez, pero siento que no se habla lo suficiente, que justamente por eso cuando luego me preguntan sobre mi libro o me critican porque es un autor gay escribiendo sobre sexo, groundbreaking, como Miranda Priestley en El diablo viste a la moda, “¡qué original”. La educación sexual en México sigue siendo heteronormada, muy pobre y básica, yo creo que hablar de sexo siempre va a ser la opción, porque mientras más se hable, más se comparen experiencias y salgan más temas, se erradica la desinformación, al hacer personajes entrañables como lo que quería hacer con este libro. Si una persona homofobica conecta con algún personaje gay, al volverlo un personaje entrañable, vuelves la experiencia de ser gay, negro asiático o cualquier tipo de discriminación al hacer este tipo de personajes, puedes acercar a la persona que está alejada de esta comunidad, que lo ajeno pueda ser suyo, cuando conectas es más difícil caer en la discriminación.

  1. ¿Tienes nuevos proyectos en mente?

Disfruté muchísimo mi trabajo del día a día, pero no se compara con escribir un libro, me gustaría dedicarme al cien a esto, y sí tengo una idea de secuela que sería más bien una precuela del por qué si Rodrigo tiene sexo, nos está contando una historia a través del sexo, ¿cómo fue su primera vez?, ¿por qué quiere sexo de esa manera?, ¿cómo es su salida del closet?, ahora sí como estos temas de salida del closet, sí me gustaría sacar una secuela tal vez hacerla más lógica y ya después seguir adelante; igual escribir historias cortas, poemas y así.

  1. ¿Dónde y cómo podemos conseguir tu libro?

Principalmente en la página de la editorial, la editorial es Aquelarre de tinta, feminista, LGBT, muy chida,  en aquelarredetina.com y ahí lo pueden comprar en versión física y digital, la versión física con envíos a todo el país, la versión digital un poquito más barata, pero es de fácil acceso, también en Amazon estamos en Kindle y paperback para envíos internacionales, también en Frëims en la Condesa.

  1. Dinos el primer concepto o idea que cruce por tu mente al escuchar estas palabras:
  • Gay – Yo
  • Puto – Molotov
  • Homofobia – Iglesia
  • Transfobia- Terrible
  • VIH – Pandemia
  • Estigma – Gay
  • Familia – Círculo
  • Amor – Meta
  • Amistad – Presente
  1. ¿Qué le dirías a alguien que se inicia en la literatura, que quiere escribir y publicar su obra?

Lo principal es encontrar tu voz, darte cuenta de que no debes tener un chingo de experiencia en esto, no debes haber tenido mucho sexo para hablar de sexo, la gente es como “ay, seguro eres muy experimentado y por eso tienes tantas historias”. Creo que desde la trinchera cada quien puede contar una historia grata. Lo principal es leer, antes de escribir leer, siempre leer, ya que por medio de la lectura puedes encontrar tu voz, puedes encontrar inspiración, que hay diferentes tipos de literatura, porque siento que en la educación caemos como en un tipo de literatura como que “así tiene que ser”, de seguir tal o cual corriente, pero hay un chingo de corrientes, podemos encontrar cada uno la que más le parezca, con la que más conecte, lo importante para mí es ser honesto, puede ser ficción, puede ser ciencia ficción pero debe ser honesta.

 

0 Comentarios

Escribe un comentario