Querido lector, hoy quiero sacar todo lo que traigo dentro, esos sentimientos de ira, frustración, tristeza y demás caos que no me está dejando vivir al máximo. Pero también quiero que esta especie de artículo/carta sirva para que entendamos que la vida nunca será suficiente, y no me refiero a ese lado “hater” o suicida de “la vida no vale nada” o comentarios de ese estilo. Más bien, quiero que juntos nos demos cuenta de que la vida es muy corta, nada está escrito en piedra. Un día puedes ser el ser humano más feliz del planeta y al otro estar fingiendo que estás bien, cuando en realidad no lo estás. Algo así me pasó en estos días… te pondré en contexto.

Desperté un día enamorado de la vida, de mis sueños, metas y logros que llevo, pero al día siguiente, todo ese ánimo, euforia y felicidad que sentía se perdieron en la inmensidad del universo; todo se torno gris, no sé exactamente si fue por una mala noticia que recibí o porque al dude que me gusta no le veo mucho interés hacia mí o, tal vez, fue que la vida me puso otro freno para reflexionar sobre la vida misma. 

Lo primero en lo que me puse a pensar fue en esa frase tan trillada: “¿qué has hecho de tu vida?”. Fue así como comenzó ese recorrido a "ochomil por hora" de mis 23 años y de todo lo que he vivido. Fue justo cuando me di cuenta de que tengo muchas metas por cumplir y que no sé realmente si la vida me vaya a alcanzar. 

Tenemos esa vaga idea de que nos vamos a morir hasta que estemos viejitos como una pasita arrugados y sin podernos mover de un sillón, pero este fin de semana la vida me demostró que nadie tiene el tiempo asegurado. Que sí nos podemos morir a los 23 años… suena fuerte, yo lo sé, pero tenemos que entender que no sabemos cuándo moriremos. 

Si tú como yo llegaste a la siguiente conclusión: tengo que empezar a hacer lo que me gusta, lo que en verdad me apasiona; disfrutar de mis amigos y de la gente que me rodea porque sin aviso previo esa persona puede irse de mi vida. Quiero amar y sentirme amado, pero por alguien que no me haga sentir ordinario, que sí me baje las estrellas y juntos podamos volar en ellas. En pocas palabras: di, piensa y actúa como si no hubiera un mañana. 

Ya sé… ya sé… todos van a decir: "Sí José está fregona tu teoría, pero ¿cómo le hacemos si estamos en medio de una pandemia mundial que no nos deja ver a nuestros seres queridos, o ir por ese cafecito con los amigos?" Mi respuesta es: “Esa es la magia de la vida”, créanme que si queremos podemos, de una u otra manera con los obstáculos que se nos pongan enfrente lo vamos a lograr. 

A ti lector, que no sabes por qué estás leyendo esto, y aparentemente yo no sé por qué lo estoy escribiendo, QUIERO QUE FORMEMOS UN EQUIPO, sí aunque no nos conozcamos físicamente  (seguro la vida en algún momento nos topará). Pero quiero que este equipo sea para que nos quitemos ese miedo a decir lo que realmente sentimos, lo que nos duele, lo que nos pone felices, lo que nos trauma, lo que nos da miedo. El chiste es no guardarnos nada y ayudar a los que lo necesitan. Un ejemplo es este artículo, no sé si alguien lo vaya a leer o no, si lo vayan a publicar o no, pero si a una sola persona de este planeta le sirve, me quedo muy feliz y tranquilo de saber que la gente aún tiene ese lado humano y sí siente, no somos completamente robots. 

Ya fue demasiado choro y no quiero aburrirte, pero neta no quiero que nadie se quede con ganas de algo, lo que sea, porque esa es la peor sensación del mundo. Es mejor decir “te acuerdas de...” a decir “que hubiera pasado si...”. Solo una cosa antes de despedirme: tampoco pongas en riesgo tu vida, no se trata de eso, no quiero que se malentiendan las cosas, siempre seguro y escribiremos historias como las de los superhéroes o las princesas. 

Juntos podemos lograr muchas cosas, separados es más complicado. 

Gracias por leer estas letras llenas de locura, pero también de pasión por la vida, si algún día no sabes qué hacer o te sientes asfixiado, escribe una carta (como esta) sin esperar nada… solo toma un lápiz y un papel o tu computadora y suéltate. Aunque sean ideas que no estén hiladas, pero sácalo. Y si eres más de hablar con alguien, puedes contar conmigo, mis redes sociales están abiertas para cualquier cosa, literalmente: 

FB: José Gutiérrez Morales o IG: @musculosgtz. 

Espero que formemos un equipo enorme como para llenar muchos Estadios Azteca. No lo olviden, vida solo hay una, no se queden con ganas de nada, Lxs quiero.

 

0 Comentarios

Escribe un comentario