El término transgénero define a aquellas personas cuya identidad de género asignado al nacer no concuerda con quienes realmente son. En nuestro país existe mucha desinformación sobre lo que es ser trans, así como violencia y discriminación hacia esta comunidad. Aunque existen asociaciones y colectivos que luchan por los intereses y derechos de la comunidad trans, aún falta mucho por hacer para garantizar la seguridad y los derechos humanos de ellxs.

El día de hoy les queremos compartir la entrevista que realizamos a Mauro Alessandri, hombre trans, quien nos narra su proceso de transición. Esto con el fin de que conozcamos su historia y  así podamos apoyarle en la recaudación de fondos para completar sus procedimientos quirúrgicos. 

¿Quién es Mauro?

¡Hola, hola! Mi nombre es Mauro Alessandri Molina. Tengo 25 años, me identifico como un hombre trans pansexual y soy de la Ciudad de México. 

El día de hoy dedico mi tiempo a la fotografía, la actuación y el activismo LGBT+. También soy estudiante de locución y doblaje. Vaya, siempre estoy buscando algo nuevo que aprender, ja, ja.

Cortesía: Mauro Alessandri

¿A qué edad te diste cuenta de que eras una persona trans? 

Conocí el término “transgénero” a la edad de 18 años, a las 3 de la madrugada y en pleno episodio de ansiedad mirando videos de YouTube. Previo a eso, salí del clóset con otras dos letras del acrónimo LGBT+, todo como parte de mi proceso de autodescubrimiento. Sabía que era algo mucho más allá de mi orientación sexual. Después de ver mil videos de chicos documentando su transición, al fin encontré esa pertenencia y logré sentirme realmente conectado a una comunidad.

¿Tu identidad de género ha afectado tus relaciones interpersonales (familia, amigos, trabajo)?, ¿de qué manera?

Como ciudadano y persona transmasculina, una de mis tareas es hacerme consciente de mis privilegios. El primero fue que mi familia, amigos y pareja mostraron apoyo incondicional a mi decisión. Después de ver y escuchar tantas historias agridulces, aprecio la fortuna que tengo. En cuanto a espacios laborales, solamente una vez experimenté tratos transfóbicos, pues no se respetaban mis pronombres y se dirigían a mí con apodos despectivos que generaban confusión en otros y ansiedad en mí. Afortunadamente mi permanencia fue breve. Desde entonces, he podido ser y expresarme libremente en mis empleos posteriores, sobre todo en la actuación. Encontré un espacio seguro y libre de prejuicios en el teatro. También soy consciente que el cis-passing es otro privilegio que ha sido de mucha ayuda en otras situaciones.


Cortesía: Mauro Alessandri

¿Cuáles han sido los retos o dificultades a los que te has enfrentado por ser una persona trans?

Creo que la principal batalla, fue conmigo mismo. Trabajar el amor propio desde todas las plataformas posibles y desarrollarme como un ser libre. La obsesión con el ejercicio se volvió un problema, pues vivía frustrado con mi cuerpo al no lograr que se viera como yo quería. Dejé de comparar mi proceso con el de otrxs e ir a mi ritmo, con mis reglas y no pensando en el resultado. Sólo vivir el proceso día con día. El autorretrato fue la herramienta que más me ayudó a vivir mi cuerpo de forma sana. Aceptando cada curva y cada cicatriz, dándome también la libertad de modificarlo desde el amor. Si elijo realizarme una cirugía, será de forma responsable y priorizando mi bienestar físico y mental.

Este proceso también se ve reflejado en situaciones donde han insultado, cuestionado o violentado mi persona e identidad. Mientras yo sepa quién soy y qué quiero, ningún comentario u opinión tiene el poder de herir mi integridad.

Cortesía: Mauro Alessandri

¿Crees que el país ofrece los derechos y garantiza la seguridad de la comunidad LGBT+ en general? 

Definitivamente existen muchísimas áreas de oportunidad. Existe el apoyo y la seguridad, pero de forma condicionada y muy limitada. Si coexisten ambas cosas, será para todxs sin excepción (niñxs, adultxs y ancianxs). El TRH debería ser gratuito y contando con asesoramiento médico capacitado, sensibilizado y seguro para nosotrxs. Las identidades deben desarrollarse libremente y ser respetadas sin importar la edad. Y el día que no lea sobre un crimen de odio hacia mi comunidad, entonces sabré que la seguridad ha mejorado, antes, no.

Médicamente, ¿te han discriminado por tu identidad de género?

Sí, un par de veces al acudir a estudios de ultrasonido, donde mi género fue archivado como “femenino”, pero no trascendió nada grave. Sin embargo, sí existe la necesidad de garantizar la comodidad de lxs pacientes trans capacitando y sensibilizando al equipo médico. Me encantaría ir a cualquier estudio clínico sin miedo a que se cuestione mi cuerpo y/o identidad y ahorrarme toda esa incomodidad.

¿Cómo tomaste la decisión de comenzar con tu proceso de transición?, ¿cuáles fueron los retos psicológicos y físicos?

Elegí iniciarlo una vez que estuve informado de absolutamente todo el proceso. Sabiendo a qué me enfrentaba y aceptando las posibles consecuencias. No me arrepiento de absolutamente nada, sí tuve miedo de los cambios que habría en mi vida en general, pero sabía que valdrían la pena.  El pensamiento que más permeó en mi cabeza fue: “¿Cuándo esté en mi lecho de muerte, habré sido feliz con mis decisiones? ¿Voy a dejar que el miedo me lleve a no vivir la vida que merezco? Merezco ser feliz en todos los escenarios posibles.” Hoy en día, poder vivirme como Mauro, ha sido la mejor decisión y bendición del universo. Mi reto físico principal, fue mi pecho, pues me causaba mucha ansiedad que alguien lo notara o lo sintiera, por lo cual acudí en su momento a “remedios temporales” para esconderlo. Las vendas fueron una pesadilla y lo más incómodo y dañino del mundo. No dejaba que la gente me abrazara ni tocara la espalda y el pecho, no podía ponerme mis playeras favoritas porque podría notarse, etc. Vaya, no podía ni respirar bien. Diosita bendiga los fabulosos binders que, hasta el día de hoy, me siguen salvando.

Cortesía: Mauro Alessandri

¿Cómo ha sido tu proceso, física y médicamente hablando? ¿Aún hay algún procedimiento que falte?  

Mi proceso físico ha sido toda una experiencia compleja y con variedad de sabores. Desde antes de iniciar mi transición, ya “pasaba” ante la sociedad como un hombre, pues mi complexión siempre fue grande y cuadrada. Obviamente iniciando con la testosterona y añadiendo el ejercicio, mi preocupación por “pasar” llegó a ser nula. Después de 5 años en TRH, estoy muy contento con mis cambios. Lo único que modificaría de forma quirúrgica, sería mi pecho. He intentado modificar o remoldear el tejido que tengo con ejercicio, pero simplemente no se va, ja, ja, ja. Siento que sería la cúspide definitiva de mi transición, pues aún continúa generando mucha ansiedad en mí y dispara mi TDC (Trastorno de Dismorfia Corporal). Vaya, en esos días, no quiero ni que me vea el sol. Ser consciente de mis “defectos” a un nivel obsesivo es desgastante y ha afectado mi salud mental y mi capacidad para socializar o incluso intimar con otrxs. Gracias a muchxs amigxs y su apoyo, me animé a abrir una campaña para recaudar fondos y realizarme la mastectomía (cirugía que remueve las glándulas y tejido mamario). Hay procesos difíciles que no podemos librar solos, y sé que pedir apoyo cuando es necesario siempre es correcto. Tuve que priorizar los ahorros que tenía para mi cirugía desde que inició la pandemia, por lo que me quedé con muy poco. Mis ingresos también se han reducido por falta de empleo, pero sigo freelanceando y ahorrando todo lo posible. ¡Espero lograr operarme a principios del 2021! 

¿Qué les dirías a las personas que se encuentran en el mismo camino que tú o que aún están en esta etapa de descubrimiento?

Vas por buen camino. Dar el primer paso siempre da miedo y nos angustia pensar en el futuro, pero cada cambio es un aprendizaje, y cada lección vale todo el oro del mundo. Ya iniciaste, ¡ve por todo lo demás! Mereces vivirte desde lo más elevado de tu ser. Mereces descubrir tu esencia más plena y brillante. Nadie más caminará en tus zapatos, así que no te enfoques en opiniones ajenas. Primero eres tú y nunca estarás solo. Eres valiente, hermosx y válidx. Te quiero, respeto y apoyo incondicionalmente.

Cortesía: Mauro Alessandri

Después de tu procedimiento, ¿qué planes tienes?

Después de mi cirugía, mi plan es entrarle de lleno al modelaje y la actuación, pues es algo que siempre me ha apasionado y lo que más retos ha representado para mí, pues creo que lo principal para ser buen actor y modelo, es conocerte desde cualquier ángulo y perspectiva, conectarte al 100% con tu cuerpo y mente y explotar cada rincón al máximo. Me encantaría utilizar esas plataformas para inspirar a otrxs, apoyar causas similares a la mía y dar voz a aquellxs que necesitan un espacio libre y seguro para expresarse. Por lo mismo, agradezco y valoro con el corazón el tiempo y disposición de todxs los involucradxs para que esta entrevista sucediera y este espacio (Fagazine) sea posible.

¡Gracias!

 

Si deseas ayudar a Mauro con su operación, acá te dejamos el link para que realices tu aportación y así pueda cumplir su sueño:  

https://donadora.org/campanas/mastectomia-mauro 

 

0 Comentarios

Escribe un comentario